¿Sabías que en Japón los alumnos tienen que limpiar los baños y el aula en sus escuelas?

Recordemos la muestra de civismo que dieron al mundo, y a la vez una gran sorpresa, cuando en la Copa Mundial de Brasil, los hinchas japoneses limpiaron las gradas durante los juegos. No es de extrañar que las calles de las ciudades japonesas son conocidas por ser de las más limpias e impecables del planeta.

Para la cultura japonesa ayudar a cuidar la escuela, es un valor de orgullo y responsabilidad. Algo impensable en países como el nuestro, donde esa práctica podría llegarse a considerar hasta de abuso infantil.

Si bien es cierto que cada país tiene sus costumbres y tradiciones, no menos cierto es que está comprobado que existe una relación directa entre el niño al que se le enseña la importancia de limpiar, ordenar y recoger sus cosas y el adulto educado, colaborador y responsable.

Es de gran valor para el futuro de los hijos inculcarles la importancia de mantener limpios el hogar y los lugares donde esté, ya sea su pupitre en el colegio o lugar de juego. Como padres debemos estar conscientes de los beneficios de un lugar aseado, ya que esto puede afectar no solo a la salud, sino también a la vida emocional más de lo que creemos, e influye tanto en nuestro propio bienestar como en la forma de relacionarnos con los demás.

Los expertos en psicología infantil también señalan que los niños que colaboran en las labores del hogar se vuelven más autónomos, algo que los beneficia grandemente a la hora de hacer tareas en el colegio. Por eso se aconseja establecer en la familia una rutina de colaboración para la limpieza a partir de la distribución de tareas en el hogar, aunque se tenga ayuda de niñeras y personal de limpieza.

Y ni hablar de cómo combate al sedentarismo el hábito de asignarles esas labores a los hijos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 81 por ciento de los niños no son suficientemente activos, lo que puede ser un factor de riesgo significativo para desarrollar enfermedades. Y en su informe, la OMS recomienda actividades, además de jugar al aire libre y hacer deportes, como las tareas domésticas, y evitar estar muchas horas viendo la tele o con los juegos electrónicos.

Para incentivarlos a que ayuden con las tareas de la limpieza u orden en el hogar se recomienda motivarles positivamente en vez de imponerlo de forma taxativa. Hablarles desde el amor y el respeto, ayudarles y enseñarles con paciencia, darles el tiempo que necesiten… consejos claves para ayudarlos a desarrollar el hábito de la limpieza.

Puede que se quejen y hasta hagan su pataleta al principio, pero al final ellos se nutren del ejemplo de sus padres y tutores, crecen, aprenden y se sienten orgullosos de poder sentirse útiles.

 

BClean especialistas en limpieza y mantenimiento.

Síguenos en Facebook, Instagram o visita nuestro blog para mas consejos e informaciones importantes.

BClean especialistas en limpieza y mantenimiento.
Tel.: (809) 549.3301

 

Backlink Backlink Backlink Backlink